Xavi García Pimienta y Laporta se vuelven a ver las caras: el presidente del Barcelona le echó a pesar de llevar toda la vida en el club

2
114
El entrenador de la UD Las Palmas, Xavier García Pimienta (EFE / Quique Curbelo)
El entrenador de la UD Las Palmas, Xavier García Pimienta (EFE / Quique Curbelo) (Quique Curbelo/)

El Estadio Gran Canaria será el escenario en el que García Pimienta y Laporta volverán a verse las caras. El partido no será uno más para el técnico de Las Palmas, lleva tiempo esperándolo. 30 años estuvo al servicio del Barcelona para que, de un día para otro, le echaran del club de su vida, antes incluso de cumplir contrato. ¿El responsable? Joan Laporta. Desde entonces, Pimienta carga con una espinita clavada donde pone el nombre del actual presidente azulgrana y este jueves podría tratar de quitársela. Este jueves tiene la oportunidad de tomarse su revancha personal y plantar cara a los culés con su actual equipo, Las Palmas.

Tras pasar varias temporadas como jugador del Barcelona, donde compartió vestuario con el mismísimo Xavi Hernández, pasó a convertirse en entrenador y fue con ese cargo cuando realmente comenzó a hacerse fuerte en el club. Era todo lo que se espera de un técnico, se había formado en la casa, imponía a sus equipos los valores y el juego del club, y gracias a su buen trabajo conseguía resultados. Por su vestuario pasaron grandes jugadores azulgranas de la talla de Thiago Alcántara, Bartra, Ansu Fati o Sergi Roberto, actual capitán del Barça. Tal fue su actuación durante su etapa como entrenador, que incluso llegó a sonar para coger las riendas del primer equipo. Todas las quinielas le señalaban, tenía todo lo necesario para ello.

Te puede interesar: El año del cambio en el fútbol español: El Barça, imputado por el ‘caso Negreira’; éxodo de LaLiga a Arabia; un club ‘multientrenador’ y España toca el cielo

Pero, cuando parecía que estaba a punto de tocar el cielo en su club, llegaron las elecciones para sustituir a Josep Bartomeu y el elegido fue Joan Laporta. A partir de ese momento, un huracán arrasó con la directiva del Barça para romper totalmente con la etapa anterior y dar la bienvenida a un nuevo periodo con Laporta al timón del barco. El problema es que en ese torbellino de cambios decidieron cesar a García Pimienta a pesar de que todavía le quedaba un año de contrato.

El despido fue justificado entonces por tres motivos. En primer lugar, a nivel deportivo, por no conseguir el ascenso a Segunda del Barça B; por temas económicos, ya que consideraban que cobraba demasiado; y por motivos políticos, debido a la restructuración que estaban llevando a cabo. Este último motivo fue el que siempre acusó Pimienta a su despido, ya que consideraba que el tema económico y deportivo eran solo una justificación de cara a la galería. Su cese sorprendió a todos dentro de club, pero también de puertas para afuera. Nadie se podía creer la decisión que habían tomado, pero ese 2021, Pimienta tuvo que decir adiós al equipo de su vida, en el que tantos años había pasado, para poner rumbo a un reto deportivo.

Te puede interesar: 2023, año de consagración del fútbol femenino: un Mundial, un Balón de Oro y una Champions

Una espinita pendiente

El técnico catalán guarda un inevitable cariño por su club, por el Barcelona, mientras que con Laporta tiene todavía una espinita pendiente y ahora que se acerca el encuentro no ha dudado en soltar un dardo envenenado para el presidente: “No he vuelto a tener contacto con Laporta, pero le doy las gracias porque estoy en Las Palmas por su decisión”. Lo cierto, es que como era de esperar nada más abandonar el equipo azulgrana le salió una oferta para dirigir Las Palmas y el técnico no lo dudó un instante. Estaba destinado a dirigir un equipo al más alto nivel y así lo ha demostrado en Las Palmas, donde ha conseguido afianzar al club en Primera División y se ha convertido en uno de los entrenadores de moda del momento junto con Míchel, el técnico del Girona.

Así, este jueves se verá partido no solo sobre el césped, sino también en el área técnica y el palco. La atención en el encuentro entre Las Palmas y el Barcelona no solo se centrará en los jugadores, sino que todos los focos estarán muy pendientes de García Pimienta y de Laporta, aunque ambos estarán separados (uno en el banquillo y el otro en el palco), su mente estará pensando en el otro.

Los comentarios están cerrados.